jueves, 11 de febrero de 2010

Miscelánea

Aquél 14 de febrero me di cuenta
de la realidad sin esbozos:
Lo inevitable en esta vida
es la muerte y tus ojos.

Amo la verdad
pero tengo de amante a la mentira
me susurraste subrepticia al oído
en aquella esquina de Corrientes y Florida.

Miríadas de palabras
hacen una orgía en mi boca
vacilan, horadan, dudan
pero siempre te invocan.

Y si el rescoldo de tus labios
aún quema mi piel
suicidaré tu recuerdo
entre lágrimas de hiel

Adiós nostalgia
Adiós melancolía.
Mi vida sigue
y aquí no se termina

4 comentarios:

  1. Mi vida sigue
    y aquí no se termina...
    Me gustaron esas frases encierran en cierta forma y a pesar de lo que antecede, el que seguir es el camino,sea a donde sea nos lleve...
    Paus

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el blog Diego!! Un saludo

    Laura collavini

    ResponderEliminar